Consejos para visitar Morella

vista de Morella desde el acueducto de Santa Llúcia

Si estáis pensando en hacer nuestro Escape Room Exterior o bien ya lo habéis reservado, os interesará tener algunos consejos para visitar Morella hechos por gente local.

En internet se pueden encontrar cantidad de blogs, algunos muy interesantes, con información para visitar la ciudad, como por ejemplo los de Mil Viatges, Mis viajes por ahí, o el de Viajando con chupetes.

Aunque ayudan mucho a hacerse una idea para visitar la ciudad y lo explican muy bien todos han sido escritos por turistas, y además algunos de ellos no están actualizados a día de hoy. Por eso compartimos con vosotros estos consejos básicos para visitar Morella, preparados por el equipo de Escape Morella, vecinos de Morella y con información actualizada.

Mapa turístico oficial de Morella

Morella en un día

Algunos de nuestros visitantes solo tenéis un día para vernos, ya que el día anterior llegáis de vuestra tierra, o al día siguiente ya os tenéis que ir, o simplemente estáis de paso o venís desde Vinarós, Peñíscola o Benicarló. ¿Qué hacer en ese día que queréis pasar en Morella? Aquí van algunos consejos.

Antes de llegar en coche y aparcar, vale la pena que os paréis a admirar la ciudad desde lejos de las murallas. El mejor sitio para hacerlo es la gasolinera que hay justo a la entrada de Morella viniendo por la N-232 desde Vinarós, ya que os permitirá observar a la vez todo el recinto amurallado encima de la muela que corona Morella.

Después de estas vistas, coged la N-232 y subid en dirección a Morella. En lugar de entrar por al primera indicación, que os quedará a mano izquierda, continuad 1 kilómetro por la N-232 en dirección a Alcañiz/Zaragoza, y tomad la primera salida que os quedará a mano derecha, junto al área de caravanas. De allí dirigiros a Morella, y poned atención a vuestra derecha porque junto al desvío indicado a Xiva de Morella, encontraréis el acueducto medieval de los Arcs de Santa Llúcia. Estacionad allí y maravillaos con esta colosal construcción del medievo, hoy en día restaurada y en perfecto estado. Estos arcos forman parte de un sistema hidráulico construído en el siglo XIV que llevaba agua desde una fuente en las montañas directamente hasta la ciudad de Morella. Ver para creer! Además, desde los arcos hay una magnífica vista de la ciudad amurallada y parte de la Alameda, un gran paseo boscoso y ajardinado que cubre la parte de la ciudad que no está urbanizada.

El antiguo acueducto medieval de los Arcos de Santa Llúcia

Si os han gustado los arcos, podéis acercaros con el coche en un minuto a ver los Arcs del Rei, otro gran acueducto medieval que formaba parte del mismo sistema de transporte de agua hacia Morella, que en su día fue una ciudad muy importante por su producción agrícola y su enclave estratégico como punto de paso entre Aragón y Valencia. Para ver estos arcos, sólo tenéis que pasar por debajo de los de Santa Llúcia y seguir por la carreterita vieja de vuestra derecha (no en dirección a Xiva de Morella). En menos de un minuto estaréis allí.

Para aparcar en Morella, tenemos un gran párking exterior en la Alameda, que es gratuito excepto en verano, Semana Santa y los fines de semana entre semana santa y el puente del Pilar. Sabréis si os toca pagar cuando lleguéis al acceso del párking si hay algunos jóvenes con chalecos reflectantes. Si toca pagar, son 2'5€ y ya podéis dejar el vehículo dentro tanto tiempo como queráis. Si no hay nadie, entrad y no os preocupéis que nadie os va a multar. Dentro de la ciudad amurallada no se puede circular ni aparcar. Os podéis imaginar que el antiguo diseño de la trama urbana no preparó la ciudad para los coches: las calles son estrechas y es difícil circular, por lo que solo los vecinos pueden entrar con su coche a la ciudad enmurallada.

Dinosaurio ubicado en la Alameda

Una vez aparcados en la Alameda, nuestro primer consejo es que os acerquéis hacia el Portal de la Nevera. Por el camino encontraréis una réplica a escala real de un dinosaurio, un Allosaurus Fragilis que se instaló en septiembre de 2018 y que es una auténtica atracción para todos nuestros visitantes. Podréis sacarle fotos y sacaros fotos con él, y dispone de una placa informativa con datos sobre él y su época, hallazgos relacionados en la zona, y otros yacimientos de la comarca.

Cerca del dinosaurio hay una zona ajardinada de recreo que a los niños les encanta, con un tobogán de madera de más de 5 metros, un columpio en forma de ariete medieval, cabañas de madera y una barra para trepar. Si venís con niños, dejad que los disfruten y disfrutad vosotros también de verlos reir. Mientras ellos juegan, podéis tomar un aperitivo en el bar de La Nevera, justo delante de esta zona y que dispone de terraza, con unas magníficas vistas a la sección noroeste de la muralla de la ciudad. El edificio de La Nevera fue realmente una nevera medieval, en la que se almacenaba hielo para suministrar a la ciudad. Si entráis, veréis que en su interior se puede ver, protegido por un grueso cristal, la cavidad subterránea dónde se almacenaba el hielo para protegerlo del calor.

Portal de la Nevera

A unos 50 metros de la zona de recreo y el bar de la nevera está el Portal de la Nevera (ahora ya sabéis el por qué de su nombre). Atravesadlo y veréis que llegáis a un punto desde donde salen varias calles. Ahora estáis en una de las principales zonas de entrada de la ciudad: la de las Torres de Sant Miquel.

En la plaza de la entrada de la ciudad está ubicada la Oficina de Turismo. Por supuesto, lo primero que debéis hacer una vez habéis aparcado y llegado al interior del pueblo, es ir allí. Las trabajadoras de la oficina son muy amables y os ayudarán en cualquier duda que tengáis. Pedid vuestro mapa turístico gratuito de la ciudad para disfrutar de vuestra visita de la forma más cómoda, preguntad por Escape Morella si aún no habéis reservado vuestra partida con nosotros o consultad allí nuestro flyer, y comprad vuestro pase turístico a las atracciones de la ciudad. También podéis entrar a su página web haciendo click aquí para consultar información y preparar vuestro viaje.

Atracciones turísticas y precios de las entradas:

Pase turístico completo: Con un solo billete podréis entrar a todas las atracciones turísticas de la localidad, así que os interesará si queréis visitar varias de ellas, y lo podéis comprar en la misma Oficina de Turismo o en la entrada de las diferentes atracciones. Sin duda es la entrada que aconsejamos por el recorrido que os vamos a proponer.
Precio: 8€
Precio reducido (menores de 16, mayores de 65, diversidad funcional, Carnet Jove, Carnet de estudiante hasta los 25 años, Carnet de Socio Preferente del Círculo de Lectores): 6€

Castillo. Precio unitario: 3,5€. Precio reducido: 2,5€
La antigua prisión. Precio unitario: 1,5€. Precio reducido: gratis
Museo Temps de Dinosaures. Precio unitario: 2€. Precio reducido: 1,5€
Basílica Arxiprestal. Precio unitario: 2,5€. Precio reducido: 2€
Torres de Sant Miquel. Precio unitario: 1,5€. Precio reducido: gratis
Museo del Sexenni. Precio unitario: 2€. Precio reducido: 1,5€
Portal de Sant Miquel, con sus torres y la cruz de entrada a la ciudad

Una vez ya habéis pasado por la Oficina de Turismo y tenéis vuestro mapa y vuestro pase, salid al exterior de las Torres de Sant Miquel para contemplar la magnífica entrada amurallada a la ciudad.

Volved a entrar por sus puertas, y entrad a visitar las torres si os interesan dedicándole el tiempo que querráis. Tienen disfraces medievales que prestan a los niños durante la visita, y cuentan con una exposición permanente de juegos antiguos, además de unas magníficas vistas desde la parte superior de las torres, a la que solo se puede acceder desde el museo.

Junto a las torres y la oficina de turismo está el museo de dinosaurios. En él encontraréis una réplica a tamaño real del Iguanodon, un dinosaurio herbívoro del que se han hecho muchísimos descubrimientos en Morella, junto con otros hallazgos paleontológicos de la zona. Nuestro consejo es que compréis el pase turístico completo y entréis a echar un vistazo vosotros mismos.

Junto al museo está la antigua iglesia de Sant Miquel, actualmente centro de salud municipal, y de la que podréis admirar su fachada. Si seguís subiendo esa cuesta llegaréis a la plaza de toros, aunque no os recomendamos que subáis porque no hay nada que destacar de su arquitectura y tampoco podréis ver el recinto, que no queda a la vista. En cambio, si visitáis el castillo si que veréis la plaza durante la subida, y estaréis de acuerdo en que es una plaza muy sencilla.

Frente a la antigua iglesia de Sant Miquel veréis que sale una calle que llama la atención sobre las demás por su aspecto más comercial: la calle Juan Giner, con un cartel que indica varias direcciones de interés, y donde encontraréis todos los comercios de interés turístico de Morella. Coged esta calle y deleitaos con sus comercios con productos de la zona, los detalles de sus portales o contando cuantas vírgenes hay expuestas en fachadas a lo largo de la calle.

Comercio turístico en la calle principal de Morella

Siguiendo por esa calle llegaréis al Ayuntamiento y a la antigua prisión. Las puertas del ayuntamiento siempre están abiertas, así que podréis entrar y ver nuestros tradicionales gigantes, con una pareja de ilustres morellanos de finales del siglo XIX, y otra pareja de musulmanes, habitantes de Morella desde inicios del siglo VIII hasta su conquista por Blasco de Alagón y Jaime I el año 1232. Además, podréis visitar sus salas del Consell, la Llotja, y la Sala de Justícia, que habitualmente albergan exposiciones sobre diferentes temas. En estos momentos, en el ayuntamiento tenemos también expuesta una pequeña exposición sobre el pórtico principal de nuestra Basílica y su restauración, y podréis ver su aspecto original en la edad media, con las figuras pintadas en diferentes colores, y no sólo en piedra desnuda como estamos acostumbrados a verlas.

Tal como salís del ayuntamiento, a mano izquierda encontraréis la cuesta de la prisión, que como su nombre indica tiene la entrada a la antigua prisión, rehabilitada y abierta al público en abril de 2019. Se puede visitar los días turísticos (fines de semana, agosto y festivos) y podréis entrar en ella con vuestro pase turístico completo o bien comprar vuestra entrada allí. Podréis visitar la mazmorra, que era la peor zona de la prisión, la estancia del alguacil y las diferentes celdas, una de las cuales tiene grafitis hechos por los presos a lo largo del funcionamiento de la prisión (que aunque es medieval fue usada hasta 1969). Además, podréis sacaros una foto como condenados con el tradicional cepo medieval, restaurado para vosotros.

La antigua prision de morella

Volved a subir a la calle principal y continuad como veníais, ahora por la calle Segura Barreda (la misma calle recibe cinco nombres diferentes en su poco más de un kilómetro de recorrido). Continuad por ella viendo comercios y las cuestas escaleradas que conducen arriba y abajo de la ciudad. Como podéis imaginar, al estar situada en lo alto de una montaña Morella está llena de calles empinadas que os estamos ahorrando, pensando en hacer vuestra visita lo más provechosa y cómoda posible.

En unos 300 metros llegaréis al centro neurálgico de la ciudad, la calle porticada de Blasco d'Alagó, que es la continuación de por la que veníais. Es espectacular para quien la ve por primera vez y lo sigue siendo para los que la vemos a diario. Los pórticos se suceden a ambos lados de la calle quedando solo un estrecho espacio abierto en el medio, donde los vecinos tienen sus pequeños balcones. Antiguamente se podía recorrer Morella de punta a punta sin mojarse por la lluvia, pasando bajo techo de pórtico en pórtico, pero un devastador incendio arrasó la ciudad hace siglos y al reconstruirla se eliminó parte del trazado de pórticos.

La calle Blasco d'Alagó, centro nerurálgico de Morella

Fijaos y a mano izquierda veréis bajar el estrecho y sombrío callejón de la judería, que es poco más que una callecita estrecha donde vivía la comunidad judía de la ciudad antes de su expulsión por los reyes católicos.

Seguid por la calle porticada y llegaréis a la plaza de Colón y el Pla dels Estudis, una bonita plaza de planta castellana, donde encontraréis nuestro fotogénico reloj solar, la regia Casa dels Piquer, y desde donde trendréis unas magníficas vistas subiendo encima de la Torre del Consell (o Torre del Rei, dependiendo de qué cartel consultéis).

Desde la plaza podéis subir al castillo, que en breve pasará a incorporar un nuevo Parador Nacional de Turismo. Subid las cuestas hasta llegar a la plaza de Sant Francesc, donde está la entrada al recinto. Entraréis junto a la monumental puerta del Convento de Sant Francisco, donde podréis ver grabados en relieve los escudos de las familias nobles que participaron en la construcción de este imponente convento medieval.

El recinto del castillo consta fundamentalmente de dos partes: el convento de San Francisco por un lado, y lo que es el castillo de función militar, por otro.

En la entrada al recinto, que da al Convento de San Francisco, veréis los restos del claustro monástico, tan característico, y podréis visitar la Sala de Profundis, donde se dejaba reposar provisionalmente el cuerpo fallecido de los monjes menores y cuyas paredes increíblemente conservan impresionantes pinturas originales sobre la muerte y su concepción por parte de los monjes de la orden de San Francisco, realmente interesantes.

Exposición del Morelladon en el Convento de San Francisco

Además podréis entrar a la iglesia del convento, cuya cubierta fue restaurada recientemente, y que actualmente alberga una exposición sobre el Morelladon, un dinosaurio descubierto recientemente en Morella y que es el protagonista de nuestro primer juego de Escape Room Exterior en Morella: El Retorno del Morelladon. En la exposición podréis ver sus fósiles de cuerpo completo, una reproducción a escala real del dinosaurio, fragmentos y huesos de otros saurios encontrados en la zona, y explicaciones sobre su existencia y nuestro patrimonio. A finales de año van a empezar las prospecciones arqueológicas en la zona del Convento, y entre ellas y la construcción del futuro parador de turismo es posible que no se pueda visitar esta zona en bastantes meses, así que no perdáis la oportunidad de hacerlo.

Una vez visitado el convento y sus dependencias, que durante mucho tiempo sirvieron de emplazamiento de un regimiento de infantería y cuyo uso todavía se puede observar en las huellas que dejó, podéis empezar vuestra subida al recinto militar del castillo.

El camino de subida recorre los lugares más destacados del castillo, y cuenta con placas informativas sobre los enclaves más importantes. Veréis una imponente estatua dedicada a Ramon Cabrera, el intrépido general carlista que gobernó la plaza hasta 1840 haciendo frente al ejército liberal y que la conquistó... trepando por las "letrinas al vuelo"! Cuya antigua ubicación, por cierto, también veréis durante vuestra subida, sorprendiéndoos de que los soldados pudieran trepar tan alto por allí para sorprender a la guarnición liberal que custodiaba el castillo, con el peligro no solo de la altura sino también de que algun paquete desagradable les cayera encima durante su escalada secreta.

Estatua al general Ramon Cabrera en el recinto militar del castillo de Morella

Veréis la plaza de toros desde arriba, recorreréis el camino de aspilleras a salvo de la artillería enemiga, pasaréis por la Porta Ferrissa por donde Blasco d'Alagó tomó la ciudad a los musulmanes en 1232, y por la Puerta Principal y la barbacana, veréis las dependencias de los soldados, hoy sin cubrir, y podréis visitar la Casa del Gobernador, construída tras la guerra de Sucesión entre borbones y austrias y utilizada también durante las guerras carlistas.

El castillo dispone también de dos espacios que servían de prisión, un antiguo polvorín para almacenar la pólvora y que se conserva, dos aljibes para almacenar agua en caso de asedio, diversas estancias en diferente estado de conservación, y como atracción de bastante éxito dos cañones de inicios del siglo XX, donados por el ejército español a la ciudad de Morella. Se encuentran muy bien conservados y a nuestros visitantes les encanta tomarse fotos en ellos. En lo más alto del castillo encontraréis la plaza de armas, con unas impresionantes vistas de la comarca desde sus 1071 metros de altura.

Uno de los cañones que encontraréis en la subida al castillo de Morella

A tener en cuenta a la hora de visitar el castillo: su subida es por el método tradicional de San Fernando: andando. No está preparada para cochecitos de ruedas ni para personas con problemas de movilidad o dificultades por el esfuerzo físico, en su interior no se vende agua (sólo hay una máquina expendedora en la entrada) y en verano puede ser difícil protegerse del sol. Por lo tanto, si queréis experimentar lo que era una plaza militar fortificada en las alturas, os aseguramos que lo viviréis en primera persona.

Cuando bajéis del castillo, al salir a la calle bajad hacia la izquierda y a unos 100 metros llegaréis a la plaza de la Basílica Arxiprestal de Morella. Veréis que es excepcional al tener dos grandes pórticos decorados en la misma fachada, que da a la plaza. Decía la leyenda que el hecho de que tuviera dos pórticos uno junto al otro era debido a la competición entre un padre y su hijo que pugnaban entre ellos por construir el pórtico más bello para honrar la iglesia. La realidad es que esa es la única fachada que da a la ciudad, ya que las otras dos salen al espacio del convento y del castillo.

Podéis entrar a visitar la Basílica con el pase turístico general. De su interior, destaca la escalera de caracol decorada con escenas bíblicas y perfectamente conservada, las bóvedas decoradas, las grandes puertas y el magnífico altar. Además, dispone de un museo religioso que se puede visitar, con artefactos litúrgicos y piezas ornamentales.

La escalera decorada del interior de la Basílica Arxiprestal de Morella es uno de sus principales atractivos

Delante de la Basílica os espera sentado Julián García Gisbert, ilustre morellano impulsor de su manufactura textil y uno de nuestros productos históricamente más característicos: la manta morellana. Como Julián no os pudo esperar durante tantos años, ahora en su lugar encontraréis una estatua de bronce a tamaño real, a la que podréis acompañar.

Bajad por una de las cuestas junto a la estatua y la cruz de piedra que la acompaña, y fijaros en las piedras redondeadas que decoran las barandillas pétreas de la calle: tienen cruces y símbolos de gremios y profesiones. Cualquiera diría que son estelas de cementerio. Y es que realmente lo son. Se sacaron de un cementerio local y se dispusieron en algunos puntos de la ciudad para embellecerla. ¿Preciosas? si. ¿Inquietantes? Un poco, también.

Felicidades, ya habéis visto lo más destacado de Morella! Es el momento de hacer una pausa para comer y reponer fuerzas. Podéis preguntarnos por sitios dónde comer, o indagar en una de las muchas páginas de restaurantes que hay en la red, como: XXX.

Después de comer es el momento de hacer alguna actividad de ocio para darle a vuestra visita un toque inolvidable y divertido, que os haga vivir una experiencia emocionante juntos y que sirva de colofón a vuestro día de diversión. Por eso, os recomendamos hacer nuestro Escape Room Exterior de temática relacionada con Morella, que os ocupará entre 1 y 2 horas, ideal para grupos de amigos, familias y parejas, y del que podéis consultar toda la información en nuestra página principal haciendo click aquí.

Grupo de jugadores después de jugar una partida de Escape Morella

Ayudaréis al paleontólogo local a resolver un misterioso caso relacionado con el Morelladon, nuestro dinosaurio estrella, trabajando en equipo y buscando pistas y resolviendo enigmas por la ciudad hasta que déis con vuestro objetivo. Además, niños y niñas juegan gratis hasta los 9 años, con lo que es difícil mejorar el plan!
Ya con Morella vista y con una magnifíca actividad de ocio realizada, os contamos cómo aprovechar vuestra marcha. En vez de abandonar la ciudad por las Torres de Sant Miquel o las de la Nevera, por dónde habéis entrado, acercaos al Pla de l'Estudi y salid por una de las dos puertas que encontraréis allí. La superior, la Porta dels Estudis, tiene un recinto de barbacana para proteger la entrada a la ciudad. La puerta inferior, la Porta del Rei, debajo de la Torre del Consell (o del rei), es la puerta por donde dice la leyenda que entró Jaime I a la ciudad para reclamarla, después de que fuera conquistada por el noble Blasco d'Alagó sin participación de las tropas reales.

Una vez fuera de las murallas, volved a vuestro coche paseando por la Alameda y disfrutando de sus bosques y sus magníficas vistas de la comarca, con dos miradores incluídos. Una vez en el coche, salid del aparcamiento y pasad frente a las torres de Sant Miquel, no volviendo por donde habéis llegado sino dejándolas justo a vuestra derecha. Veréis que iréis bajando junto a la muralla hasta que cruzaréis el Portal de Sant Mateu, precioso de ver desde fuera. Parad y contemplado, y ahora si que podréis decir que habéis visitado Morella entera.

La puerta de Sant Mateu será vuestro punto de salida de la ciudad

Por supuesto, hay más cosas que ver en Morella, pero nuestros consejos para una visita de un día son los que os acabamos de explicar. Si queréis más, también podéis visitar el Museo del Sexenni (también incluído en el pase turístico general), pasar a admirar la fachada de la Casa Ciurana, los Llevadors (antiguos lavaderos donde se hacía la colada), sacarle la típica foto a la placa que explica el milagro de la resurrección de un niño por parte de Sant Vincente Ferrer en la calle Mare de Déu de Vallivana, o recorrer los más de 2 kilómetros de muralla que tenemos, con sus nada menos que 16 torres defensivas! Además, parte de los tramos de muralla se pueden recorrer por los caminos de las aspilleras, desde dónde se vigilaba y disparaba al exterior.

Alrededores de Morella y otros lugares de interés

Si tenéis tiempo, podéis visitar los sitios que os acabamos de indicar y también coger el coche para llegar rápidamente a otros lugares preciosos y de interés cerca de Morella, de los cuales fundamentalmente recomendamos las pinturas rupestres, Xiva de Morella y la Fábrica Giner.

Pinturas rupestres de Morella la Vella

A unos 5 kilómetros de Morella por la carretera que va hacia Xiva, encontraréis un desvío a las fascinantes pinturas rupestres de Morella la Vella, propias del estilo levantino característico de nuestra región y que es reconocido mundialmente como un estilo único del arte neolítico.

El recinto que las alberga está cerrado y protegido, lógicamente, y para visitarlas deberéis concertar una visita con cita previa llamando a la Oficina de Turismo de Morella (964173032). Del 16 de octubre al 31 de mayo abre de martes a domingo y festivos de 11 a 14h y de 16 a 18h (visitas guiadas a las 11, 12:30 y 16:30h). En verano, del 1 de junio al 15 de octubre y Semana Santa, las pinturas están abiertas al público de 10:30 a 14h y de 16 a 19:30h, y las visitas guiadas se hacen a las 11, 12:30, 16 y 17:30h.

Por cierto, si desde Morella os fijáis en la silueta de la montaña donde están las pinturas seguro que sabréis adivinar de qué viene el nombre de Morella la Vella. Si queréis haceros los interesantes con vuestros acompañantes, os lo chivamos: por la forma de la montaña parece una réplica de Morella con su castillo.

Xiva de Morella

Xiva de Morella

El encantador pueblito de donde somos los muchachos de Escape Morella! Situado a 8 kilómetros de Morella, es ideal para desconectar, y uno de sus atractivos es que casi todas las viviendas, construídas en piedra, están reformadas al estilo tradicional. Actualmente tenemos unos 26 habitantes, aunque habíamos llegado casi a 1000 no hace tantos años, y la mayoría de las casas sirven de reposo a nuestros vecinos en sus vacaciones y ratos libres, alejados del tumulto de la ciudad. Desde aquí tenemos múltiples caminos y excursiones que hacer, lugares de escalada, cuevas, senderos de BTT, y es recomendable visitar la ermita de la Font del Roser, que ve nacer el agua entre las rocas de la montaña, y disfrutar de las magníficas vistas de nuestra aldea desde la Cova del Bou. Si hacéis nuestro escape room exterior y además os hospedáis en Xiva quizá coincidamos, así que preguntadnos lo que necesitéis sin problema.

Fábrica Giner

Vista de la Fábrica Giner

La fábrica Giner fue una importante colonia industrial donde se trabajaba la lana durante el último tercio del siglo XIX y el primero del XX. Se trata de una típica colonia industrial textil de río de tipo catalán, y ha sido restaurada recientemente en casi su totalidad para convertirla en un lugar donde divertirse. Dispone de un albergue, ideal para hospedarse en familia, con amigos, en grupos grandes... zona de juegos ajardinada, espacio de alquiler de bicicletas, parque multiaventura de tirolinas...

Clima y meteorología


En Morella estamos a unos 1000 metros de altura y en medio de un sistema montañoso, por lo que os podéis imaginar que hay diferencias de temperatura y tiempo respecto a la costa, aunque la tengamos a escasos 60 kilómetros. No es un tema menor y algunos de nuestros visitantes no aciertan con la ropa que ponen en la maleta, así que os explicamos.

Morella nevada en invierno

Para empezar, consejo básico: mirad el tiempo antes de venir en una de estas páginas o otra de vuestra confianza: Eltiempo.es, AEMET, o Tiempo.com para haceros una idea de qué podéis esperar. Como dicen los mayores, en Morella dormimos con manta todo el año, aunque no es cierto que pasemos el invierno bajo la nieve como se dice fuera de aquí!

En verano hace calor si estás bajo el sol, pero por suerte nuestras construcciones de piedra nos mantienen frescos dentro de las casas. Además no hay humedad, con lo que no se suda ni se pasa bochorno como en la costa. Eso si, traed una chaqueta o una sudadera para la noche si queréis salir a pasear y tomar el fresco, pues la amplitud térmica es considerable. Es decir, que aunque a mediodía podáis tener calor, ese mismo día podréis pasar frío por la noche. Tenedlo en cuenta o acabaréis comprando un jersey aquí mismo.

En primavera y otoño hace más fresco que en la costa, mirad la previsión del tiempo para elegir vuestra indumentaria, pues podéis pillar días de buen tiempo, de lluvia o de frío. Si estamos en abril y ya habéis sacado vuestra ropa de verano, no os confiéis y consultad el tiempo por si tenéis que echar mano de la de invierno.

En invierno hace frío, está claro, pero no nieva tanto como algunos creen. Lo mejor será consultar vuestra previsión, pues podríais tener la suerte de vernos nevados, un fenómeno que normalmente dura unos pocos días al año.

En definitiva, echad un vistazo a la meteo que podréis esperar para no tener disgustos cuando lleguéis y disfrutar al máximo de vuestra visita.

En resumen

Os aconsejamos seguir nuestro recorrido, y que os informéis de la meteorología antes de venir. Para que lo veáis más claro os adjuntamos el recorrido marcado para que no os perdáis nada, y enlaces a webs de interés que hemos dejado a lo largo de la lectura.

Recorrido propuesto para visitar Morella en un día

El recorrido se indica en los siguientes colores:
Azul: llegada a Morella en coche.
Rojo: Ruta a pie por la mañana.
Verde: Ruta a pie para salir de la ciudad a la tarde/noche.
Fucsia: Salida en coche de Morella.

Esperamos que nuestra explicación os sirva para vuestra visita a Morella, y por supuesto que os decidáis a jugar una de las partidas del Escape Room Exterior que ofrecemos en la ciudad para que la conozcáis en grupo de una forma divertida, original, misteriosa y trepidante.

Si queréis más información, haced click en la sección que más os interese. Quedamos a vuestra disposición para lo que queráis, solo tenéis que enviarnos un mensaje, y deseamos que vuestra visita a Morella sea un éxito. ¡Hasta pronto!